El conocimiento de mí mismo (2)

En la anterior entrada concluíamos que el fundamento que debe definir nuestras vidas es quién es Dios, qué hizo Dios y qué dijo. Unos de los pasajes bíblicos más claros y que tiene ideas que se repiten por todo el canon bíblico son los textos de Génesis 1-3. Hoy analizaremos quién es Dios, qué hizo y qué dijo en Génesis 1-2:4 y sacaremos conclusiones importantes que hablarán sobre Dios y nosotros.

El Dios Creador

“En el principio creó Dios el cielo y la tierra.” comienza diciendo el libro de Génesis. Sin muchos rodeos se nos hace saber que Elohim es un Dios trascendente, va más allá de todo lo creado. Todo lo que se ve proviene de Él y nada escapa a su soberanía. Su magnifico poder somete las fuerzas del caos y la confusión (v. 2).

¿Pero cómo crea Elohim? El texto de Génesis 1 nos dice que crea por su palabra y separando los elementos en medio del caos: con su palabra es creada la luz y luego separada de la oscuridad (vv. 3-5); con su palabra creó un firmamento en medio de las aguas para separarlas y crear el cielo (vv. 6-8); con su palabra junta las aguas debajo del firmamento y surge lo seco (vv. 9-10); con su palabra manda a la tierra seca a producir vegetación (vv. 11-13); con su palabra crea el sol, la luna y las estrellas y luego los pone en el firmamento (vv. 14-19); con su palabra crea los animales del agua y las aves del cielo y les bendice para que sean fecundos y se multipliquen (vv. 20-23); con su palabra manda a la tierra seca a producir animales terrestres (vv. 24-25).

Los vv. 26-29 nos hablan de la creación del ser humano, pero no nos dicen cómo lo creo, más bien nos explican qué es el ser humano y para qué fue creado. El ser humano es un ser hecho a imagen y semejanza de Dios creado para administrar la creación. El día sexto de la creación culmina con Dios dándole la hierba verde como alimento a todos los animales terrestres, a las aves del cielo y a los reptiles (vv. 30-31).

El texto de Génesis 2:1-4 nos dice que Dios dio por terminaba su obra en el día séptimo, bendijo ese día y lo santificó. Algunos estudiosos ven en ese día la inauguración del templo cósmico de Dios, su creación.

La palabra y acción de Dios

Si algo queda claro en el pasaje bíblico de Génesis 1 es que cuando Dios habla y obra se impone la vida y el orden. Dios declaró su creación como buena por que su palabra y acción era buena. Esto es relevante ya que durante toda la historia bíblica Dios habló y obró en el pueblo de Israel. Dios habló y actuó para que su pueblo tuviese vida y para que ordenasen sus acciones en su voluntad.

Las palabras y acciones de Dios llegan a su clímax en Jesús, cuando en el monte de la transfiguración los discípulos escucharon la voz del Padre decir desde una nube: “Éste es mi Hijo amado: escúchenlo” (Marcos 9:2-9). En las acciones y palabras de Jesús está la vida para el hombre.

El ser humano en Génesis 1-2:4

En el texto de Génesis 1-2:4, el ser humano se ve en términos positivos. Somos creados a imagen y semejanza de Dios: una característica nos separa del resto de la creación. Muchos dirían que la imagen y semejanza de Dios se trata de la conciencia y/o la capacidad de enseñorearnos de la creación, sin embargo, creo que esto va más allá y abarca el carácter de Dios revelado a lo largo de la Escritura.

Al mismo tiempo, somos semejantes a Dios, no iguales Él. Esta realidad nos debe llevar a admirarnos de la grandeza de nuestro Creador. La diferencia entre Creador y criatura siempre existirá, por tal razón le debemos a Dios temor y reverencia. Solo Él pudo crear todo lo que existe. Nosotros somos simples administradores del mundo bueno que Él nos legó.

Conclusiones finales

– Dios es el creador de todo.

– Dios habla y actúa a favor de la vida y el orden.

– Todo lo creado por Dios es bueno.

– El séptimo día de Génesis 2:1-4 fue inaugurado el templo cósmico de Dios.

– El ser humano es criatura semejante, no igual, a Dios.

– El ser humano fue creado para enseñorearse de la creación.

Ya podemos comenzar a hacernos varias preguntas introspectivas:

1. ¿Compartes la concepción divina del mundo? ¿Es la creación buena para ti?

2. ¿Qué actitud crea en ti el pensar de la creación como el templo cósmico de Dios?

3. ¿Cuál es la imagen que tienes de ti mismo? ¿Piensas de ti como buena creación de Dios?

4. ¿En qué características humanas entiendes que eres semejante a Dios?

5. ¿Cómo haz administrado el mundo bueno que Dios te mandó a administrar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s