Tiempo de Trascendencia: El ser humano como un proyecto infinito (7)

Leonardo BoffContinuamos resumiento y meditando con el capítulo 7 del libro de Leonardo Boff, Tiempo de Trascendencia: El ser humano como un proyecto infinito (Sal Terrae, 2002).

7. El deseo y la trascendencia

El ser humano desea infinitamente, esa es nuestra naturaleza. Es, por tanto, común que experimentemos continuas frustraciones ante lo limitado de la vida. Pero, a pesar de todo, nuestro deseo continúa inamovible. Deseamos vivir para siempre, tenerlo todo y vivirlo todo. Si no prestamos atención podemos encauzar nuestras fuerzas hacia algo limitado, pensando que nos hemos encontrado ante “la totalidad de la realidad” (p. 63). El sustituir lo infinito por lo limitado es lo que Boff llama «pseudotrascendencia».

Un ejemplo que da Boff sobre la pseudotrascendencia es el marketing, que anuncia tal o cual producto y promete mujeres, autos y viajes de ensueño. Todo es vanidad pues se identifica la completa realización del ser humano con objetos finitos. Nos dice Boff:

Debemos pasar por todos esos objetos diciendo fundamentalmente: «El oscuro objeto del deseo humano no es este o aquel otro ser, esta o aquella otra realidad. No es un automóvil, ni una mujer espléndida, ni escribir un libro, ni hacer teatro, ni ser esto o lo de más allá. Es sumergirse en el ser, percibir nuestra sintonía con la totalidad, sentir que somos llamados al ser en plenitud, no a un pedazo del ser». (p. 64)

Debemos estar abiertos a lo infinito, pues a eso apunta nuestro deseo. “Cuando confundimos la realidad parcial con la totalidad de la realidad, surge la ilusión del fetiche, la ilusión dl [sic] endiosamiento, de la idolatría, de los falsos dioses” (p. 64).

Al final de este capítulo Boff muestra la dialéctica fundamental del ser humano: somos seres inmanentes y trascendentes. “[T]odos somos Adán, y al tiempo todos somos Cristo” (p. 65). Estamos muy bien situados en nuestra realidad pero nuestro deseo apunta a la infinitud. Una dimensión no puede existir sin la otra, sino, como un árbol, nos secaremos y moriremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s