La visión moral del Nuevo Testamento (3)

The Moral Vision of the New Testament - Richard B. HaysContinuamos compartiendo algunas anotaciones sobre The Moral Vision of the New Testament: Community, Cross, New Creation, A Contemporary Introduction to New Testament Ethics de Richard B. Hays.

CAPÍTULO 1

Pablo: La koinōnia de sus sufrimientos

2. El marco teológico de la ética paulina

(a) Nueva creación: escatología y ética. Para Pablo, la muerte y resurrección de Jesús fue un evento apocalíptico que señaló el fin de la época antigua y auguró el comienzo de la nueva (19). En el pensamiento apocalíptico judío era común hacer una distinción entre dos épocas: la presente, caracterizada por la prevalencia del mal y del sufrimiento, y la futura, donde Dios vencería sobre toda injusticia y establecería un Israel restaurado. En 2 Corintios 5, donde se describe a los creyentes como “una nueva creación” (v. 17; cf. Is 65.17-19), Pablo afirma que la iglesia ya se encuentra en la esfera de la era apocalíptica.[1] Los creyentes somos esos “para quienes ha llegado el fin de los siglos” (1 Co 10.11 LBLA). La antigua era esta pasando (cf. 1 Co 7.31), la nueva era ha aparecido en Cristo y la iglesia se encuentra en la coyuntura entre ambas. La situación coyuntural de la iglesia significa que ella espera aún la consumación de su esperanza: la venida de Jesús, la resurrección y el juicio final. Este es un tiempo “anómalo” en el que el “ya” y “todavía” de la redención existen simultáneamente en tensión dialéctica. Las dos eras coexisten en el presente (20-21).

Para desarrollar cómo esta visión escatológica deja su huella en la ética de Pablo Hays hace unos comentarios sobre 1 Tesalonicenses, 2 Corintios 5 y Romanos 8.

1 Tesalonicenses. Una lectura rápida a esta carta, la que la mayoría de los eruditos cree la más antigua de Pablo, nos mostrará que hay una expectativa escatológica importante. Se descubre, sin embargo, que los tesalonicenses no debían solamente esperar la venida del Mesías, sino que era su rol servir a Dios mientras esperaban. Pablo concibe a la iglesia como un pueblo que está siendo preparado por Dios para la llegada del reino. La santidad que los prepara para el juicio final encuentra expresión en el amor que abunda dentro de la comunidad (1 Ts 3.12-13; 5.23-24) (21-23).

2 Corintios. Esta carta, a diferencia de 1 Tesalonicenses, enfatiza el “ya” de la nueva creación. Aquí Pablo está enfrentando a unos “súper-apóstoles” (11.5) que cuestionaban la legitimidad de su ministerio. Para Pablo estos misioneros están funcionando bajo los rudimentos de la vieja era. El ministerio que él ejerce es impulsado por el Espíritu de la nueva era.

La iglesia en el presente se convierte en la “justicia de Dios” (5.21), en nueva creación, cuando encarna en su vida juntos el amor reconciliador de Jesús. Pero esta visión positiva del presente se atempera con una dosis del “todavía”. La iglesia manifiesta la justicia de Dios al igual que Jesús: a través del sufrimiento y la muerte por el bien de otros. La vocación de la iglesia conlleva sufrimiento. Tal tensión es una consecuencia de vivir en la coyuntura de los tiempos (23-25).

Romanos 8. Los creyentes en Jesús somos liberados del poder de la carne y, por medio de la presencia del Espíritu Santo, participamos con Cristo de la herencia prometida. Sin embargo, estos tiempos son también unos en los que participamos de los sufrimientos de Cristo. En medio de nuestra espera gemimos junto a la creación por la redención definitiva. La redención final se entiende en términos corporales. El cuerpo es bueno y espera su redención (25-26).

[1] Para Pablo la era futura no es solamente un tiempo futuro que se espera, es también un espacio inaugurado por Dios en la muerte y resurrección de Jesús. Los que tienen fe en Jesucristo están ahora bajo el dominio (reino) de Dios en un mundo bajo el dominio de Satán. Ambos dominios se enfrentan en la coyuntura de los tiempos hasta que Dios estableza su reinado de manera definitiva en la parusía de Jesús. Para una excelente discusión sobre esto leer a Martinus C. de Boer, Galatians: A Commentary, The New Testament Library (Louisville, KY: Westminster John Knox Press, 2011), 31-35.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s